Los Lakers pierden su primer juego de Playoffs.


Son uno de los principales candidatos a ganar el campeonato de la NBA, de eso no hay dudas. Tienen al que es considerado como el mejor jugador en la actualidad de la liga, ante esto tampoco hay discusión, pero Los Angeles Lakers tuvieron el primer tropiezo con Portland Trail Blazers en Playoffs.

El análisis era más que claro, los Blazers liderados por Damian Lillard no reflejaban en el rendimiento ser el octavo equipo de la Conferencia del Oeste, mientras que los Lakers de LeBron James y compañía venían con más dudas que certezas en el reinicio de la temporada: cinco derrotas en ocho juegos.

Con este panorama saltaron Lakers y Blazers a una de las canchas de la ‘burbuja’. El equipo de Portland empezó a imponer condiciones desde el primer cuarto y la franquicia de Los Angeles siguió con los mismos problemas: poca efectividad en tiros perimetrales y excesiva dependencia de LeBron.

Llegó el momento clutch del partido y con 30 segundos en el reloj los Lakers perdían por cinco puntos. James intentó un triple y falló, el rebote fue para los Blazers y Lillard tomó el balón. ¡Hay que dar la falta! ¡Hay que dar la falta! Gritaron los fanáticos desde sus casas.

Los jugadores de los Lakers se quedaron todos ‘dormidos’, sin reacción, y Lillard llevó la pelota de costa a costa. Era un diferencia de dos posesiones: ¡Hay que dar la falta! Seguían gritando y nadie hizo nada. Damian asistió a Jusuf Nurkic y el pívot clavó la daga. Un error de baloncesto de secundaria y derrota por 100 a 93 puntos.

5 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo