top of page

Messiento libre


La odisea del astro llegó a su fin


El pitazo final en el Maracaná el pasado sábado, nos brindó una imagen de un Messi libre. Y no solo hablo de su situación contractual. Sino del regocijo al ver que tantos años de cargar un peso incomensurable se venían abajo.


Ser el mejor o al menos considerado el mejor del mundo, tiene sus garantías, pero también obligaciones. Ser el mejor del mundo, en donde ya existió uno, solo tiene obligaciones.


Durante años Messi vivió a la sombra del Diego. Cargó con sus obligaciones, sus inalcanzables demandas. Cubierto por versiones de Argentinas, peores u mejores, pero ciertamente sin cohesión.


Esta versión no era distinta. Sin embargo entendió lo que las demás no. "Messi no puede solo". Se repartieron la carga, como auténticas hormigas. Girando alrededor de siempre, tampoco es que el Messias iba a descansar.


Messi sin dudas fue importante en la gestión del título. Las estadísticas lo avalan. Pero tembló una vez más a la hora importante.


Es allí donde radica la redención. El mensaje de un grupo, que dentro de todas las razones por las que debían ganar, encontraron el premio a Messi como la principal.


Un grupo que lo dejó solo en el 2010. Que fue pitado en 2011. Que lo vio fallar de una y mil maneras, de 2014 a 2016, sin hacer nada. Que lo vio vomitar de la presión en 2018, luego de frustración en 2019.


Esta vez no. De Paul, Lo Celso, Guido, Paredes, Acuña, Otamendi, el Dibu, Di María y todo el plantel, cargaron con Messi y todos sus pecados. Le dieron la bendita libertad.


Al final, ya en la celebración todos le cantaban y lo cargaban. Messi es campeón de algo con Argentina, la historia ya lo escribe. Lionel, eres libre, ya podés divertirte.



4 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page